sábado, 4 de febrero de 2012

Una carta sin destino


Al pie del abismo, de cualquier
noche, donde el horizonte de las palabras, ponen voz al silencio y
donde la ternura hace hueco sobre las heridas, pasan desapercibidas
por el oído de un ser, los gritos de la agonía. Se fundan en un
manto de desorden sin piedad de aquello que se vive en la
distancia........esta distancia que quisiera hoy decirte que “
aquí estoy, esperándote y lo seguiré haciendo”.
Quizás no podrás oírme, quizás no
te interesen mis palabras, pero mientras pueda escribirte unas
simples cartas, me daré por satisfecha porque sabre que han llegado
a su destino, igual que el tuyo, igual que el mio y se que no me vas
a perdonar por cuanto te lleven unas simples hojas, pero esas simples
hojas que tu leerás, mi vida contienen en ellas. Leerás simples
contenidos de sentimientos, a veces normales, otras enloquecida mente
tristes y otras no querrás olvidar las, pero no me importa, han
llegado a donde yo quería que llegaran, hacia ti y por ti. No me voy
a disculpar por ellas, ni tan siquiera daré un paso atrás para
pedir perdón, no voy a dejar de decir lo que siento y como lo siento
y si en algún momento te hago daño, piensa que ese mismo dolor ya
lo he recibido yo antes y no me puedo compadecer de quien yo creí
que era lo que mas quería y en ese camino, me fuiste soltando de
alguna manera, sin saber por qué ni con quién me dejabas.
Me han dolido las ausencias, también
me han dolido tus palabras ausentes y por alguna extraña razón, en
esa distancia, yo seguía apoyándote y me disculpaba conmigo misma
porque creía que era la única manera de no hacer daño y de no
recibirlo, pero me equivoque, como todo hijo de vecino porque al
final nadie es perfecto y buscar la perfección a veces, no es nada
fácil, pero eso no importa ahora, tampoco importara mas tarde o
quizás nunca me importe porque al final de cuentas, yo no quiero ser
perfecta, me basta que mi corazón siga latiendo, que pueda seguir
escribiendo en estas hojas lo que siento, pienso y quiero de ti y me
da igual si no consigo llegar a un rincón de tu corazón, eso sera
porque no eres humano o porque realmente no lo tienes.
Se que te disgusta lo que vas leyendo
poco a poco o que estés pensando, “ menuda chalada ”, pero esa
chalada o loca o idiota, llamame como quieras, te esta escribiendo a
ti, si a ti. Cada palabra que vas leyendo a medida, van dirigidas a
ti y piensa lo que quieras, yo ya habré conseguido mi objetivo que
era que empezaras a leer estas palabras, que te pararas a leer y de
nuevo que pudieras escuchar te a ti mismo y si lo haces, mi propósito
ya lo habré conseguido y he conseguido llegar a ti de nuevo. No
busques culpables ni te culpes a ti, nadie ni nada es culpable de
todo cuanto hay, son solo palabras que se han hecho derrogar, se han
hecho esperar demasiado, pero han salido porque yo quería que vieran
la luz, esa luz que muchas veces necesite y no pude tener, por miedo,
por vergüenza y cuántas por pudor. Hoy he querido romper los
abismos que impedían que ellas salieran porque estamos hablando de
sentimientos que no son nada fáciles de entender, nadie sabría
entender y si alguien conoce la fórmula, espero que me la pasen
para hacer hueco de olvido en ellas.
No es la distancia la razón del
olvido, el amor nunca cambia, aun que cambie el camino.

Con cariño.

Ro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada